La cifoplastia para aliviar el dolor y la deformidad de la columna.

Los cirujanos apuestan por la cifoplastia para aliviar el dolor y la deformidad de la columna.

Cirujanos españoles apuestan por implantar en los hospitales la cifoplastia, una nueva técnica quirúrgica mínimamente invasiva, que se realiza de forma ambulatoria y que alivia el dolor en las fracturas vertebrales. Además, esta modalidad, que tiene un coste de unos 9.000 euros por paciente, también está indicada para restaurar la altura vertebral deformada por la cifosis (joroba), en angiomas, metástasis y mielomas, explicaron en rueda de prensa.

El Dr. Nicomedes Fernández-Baíllo, especialista en cirugía de la columna de la Clínica Moncloa de Madrid, señaló que la cifoplastia es la técnica mejorada de la vertebroplastia (método tradicional para corregir las fracturas), y que resulta «mucho más segura, ya que se puede trabajar dentro de la vértebra a través de la piel», y presenta menos tasas de complicaciones. Sin embargo, insistió que «no cura la enfermedad osteoporótica, sólo lo alivia».

En concreto, esta nueva técnica utiliza un balón de plástico para crear una cavidad en el interior del cuerpo vertebral al tiempo que se puede levantar la altura de la vértebra hundida disminuyendo la deformidad cifótica. Se introduce un cemento de alta viscosidad en el interior «apuntalando» los bordes de la cavidad creada y, manteniendo la corrección de la deformidad conseguida, explica el experto.

Además, se disminuye la incidencia de complicaciones clínicamente significativas y la tasa de fugas del 20-40% de la vertebroplastia al 8% en la cifoplastia.

Según el Dr. Fernández-Baíllo, desde el punto de vista clínico, la seguridad de la cifoplastia es superior a otros tratamientos empleados, ya que alivia el dolor «casi de inmediato» y permite en la mayoría de los casos, «la reincorporación a la actividad cotidiana con mínimas restricciones en la primera semana».

Por su parte, Manuela Quesada, de la Unidad de Metabolismo Mineral del Hospital Reina Sofía de Córdoba, resaltó la importancia de esta técnica, al evitar el dolor de las fracturas vertebrales originadas por la osteoporosis, «las más frecuentes y las más difíciles de establecer, y que favorecen un deterioro en la calidad de vida de las afectadas».

Según un estudio, la incidencia acumulada anual de las fracturas vertebrales en España es de 764 por cada 100.000 habitantes. Además, Quesada, indicó que «una mujer que hoy cumpla 50 años tiene un 50% de posibilidades de padecer una fractura osteoporótica y un 32% de sufrir, al menos, una fractura vertebral». Asimismo, alertó sobre el aumento de la mortalidad en mujeres que sufren deterioro físico por la fractura vertebral, cuyo coste «es muy cuantioso».

Check Also

Radiographic cervical spine degenerative findings: a study on a large population from age 18 to 97 years

Última actualización 3/03/21 Original ArticleOpen AccessPublished: 06 October 2020 Tao, Y., Galbusera, F., Niemeyer, F. et al. Radiographic …