Prevención de fracturas.

En este artículo se analiza la eficacia de los niveles de DMO utilizados para iniciar tratamiento farmacológico en la prevención de las fracturas en las mujeres posmenopáusicas. Se inicia un estudio longitudinal y observacional, llamado NORA (National Osteoporosis Risk Assessment), que incluye a 200.160 mujeres posmenopáusicas con una media de edad de 64,5 años, a las que se les realiza o bien DXA periférica en antebrazo, dedo y calcáneo o ultrasonidos en calcáneo. Los resultados obtenidos tras un año de seguimiento indican que el 6,4% de las mujeres tenían escalas T inferiores a –2,5 y las tasas de fractura por 1.000 personas/año fueron de 35,7 para la fractura osteoporótica y de 8,8 para la fractura de cadera.

Sólo el 18% de las mujeres con fractura osteoporótica y el 28% de las mujeres con fractura de cadera presentaban escalas T inferiores a –2,5. El 23% de las mujeres cumplían criterios de tratamiento según las guías del NOF (T score < –2,0 o < –1,5 más un factor de riesgo), pero en ellas las tasas de fractura fueron bajas, 24,7 para nfractura osteoporótica y 5,1 para fractura de cadera, que equivalía a un 45% de fracturas osteoporóticas y a un 53% de fractura de cadera. Sin embargo, si se utilizaban como punto de corte < –1 T score, se identificaban el 70% de las fracturas osteoporóticas y el 77% de las fracturas de cadera, aunque las tasas de fractura permanecían bajas, 17,4n para fractura osteoporótica y 3,6 para fractura de cadera Siris ES, Chen YT, Abbott TA, Barrett-Connor E, Miller PD, Wehren LE, Berger ML. Bone mineral density thresholds for pharmacological intervention to prevent fractures. Arch Intern Med. 2004 May 24;164(10):1108-12

En este estudio se intenta valorar qué factores se asocian a un aumento del riesgo de fractura en aquellas mujeres que presentan una osteopenia medida por DEXA según los criterios de la World Health Organization. De este modo, se utiliza la base de datos del estudio NORA, antes citado, y se selecciona un total de 57.421 mujeres posmenopáusicas. A todas ellas se les realiza una DEXA periférica y un cuestionario que incluye un total de 32 factores de riesgo de fractura. Las pacientes tenían una media de edad de 66,8 años y una T score media de –1,62. Tras un año de seguimiento se produjeron 1.130 fracturas (2,0%). La presencia de una fractura osteoporótica previa fue el mayor predictor de fractura, con un riesgo de 4,1% independientemente de la T score. El punto de corte que diferenciaba a las mujeres con fractura y sin ella fue de –1,8 en T score, que se acompañaba de un riesgo de 2,2%. La presencia de un peor estado de salud y de movilidad referidas por el paciente también se asociaron con un mayor riesgo de fractura. El algoritmo utilizado incluyó al 74,1% de las mujeres que presentaron una fractura.

Arch Intern Med 2004;164[10]:1113-20

Check Also

Informe del Registro Nacional de Fracturas de Cadera (RNFC) del año 2019.

Última actualización 25/04/21 Informe-Anual-RNFC-2019Descarga