Inicio / Fractura en el dedo de una mano

Fractura en el dedo de una mano

CASO CLÍNICO 04-12

Fecha: Diciembre – 2004
Hospital: Clínica Fraternidad (A Coruña)
Moderadores: Dr. Novillo, Dr. Vaquero, Dr. Caeiro

Fractura en el dedo de una mano

Caso aportado por Dr. Celester

Historia Clínica

Paciente varón, de 16 años, que acude al Servicio de Urgencias por dolor e impotencia funcional en el 3º dedo de la mano derecha tras recibir una patada jugando al fútbol.

La Rx AP muestra pinzamiento articular de la IFP con desviación cubital y fractura desplazada de la carilla cubital. En la imagen lateral se aprecia una subluxación dorsal, avulsión ósea de la placa palmar y un fragmento grande apoyado sobre el cuello de la falange proximal. La proyección oblicua permite ver la avulsión de los fragmentos volar y dorsocubital.

Nuestras dudas fueron a qué zona corresponde el fragmento dorsal que vemos en la Rx lateral y cuál sería el tratamiento indicado.
Comenzamos por respondernos a la segunda: claramente quirúrgico, considerando que con manipulaciones o tracción mantenida no conseguiríamos lograr una articulación congruente.

Realizamos una incisión dorsal curva bajo anestesia local, seccionamos el aparato extensor en V y al reflejarlo hacia distal (junto con la cápsula; ver figura 2) nos encontramos el fragmento en cuestión apoyado sobre el cuello de F1. El fragmento dorsocubital estaba luxado y volteado, pero unido a la falange por un mínimo pedículo de periostio insertado en su reborde. El fragmento libre se correspondía con la mitad de la carilla radial; la otra mitad estaba en dos partes, una unida al resto de la falange y la otra avulsionada por la placa palmar.

Sólo una vez expuesta la fractura comprendimos el mecanismo de producción: la segunda falange se había luxado completamente sobre la primera en un ángulo mayor de 100º y al regresar a su posición dejó tras de sí el fragmento articular libre sobre el cuello de F1, y el fragmento dorsocubital volteado.

Este último fragmento, por conservar un pedículo de periostio, fue fácil orientarlo y reponerlo fijándolo con una aguja de Kirschner. El fragmento libre lo encastramos “por marquetería”.

Si bien las Rx de control nos permiten cierto optimismo, en una fractura tan compleja es de esperar alguna limitación residual de la flexión. De momento está a tratamiento dado que el accidente fue el 17 de este mes de noviembre.

fotos1 fotos2 fotos3 fotos4